miércoles, 9 de noviembre de 2016

Centro Regional del Convenio de Basilea para Centroamérica y México compartió Avances y Desafíos en la Gestión de Baterías Ácido Plomo en Ginebra, Suiza


Centro Internacional de Convenciones, Ginebra, Suiza, 2 de Noviembre de 2016. El Director del Centro Regional del Convenio de Basilea para Centroamérica y México (CRCB-CAM) con sede en El Salvador, Lic. Miguel Araujo, presentó el día de ayer un resumen de sus actividades de transferencia de tecnología, destacando en forma especial los avances y desafíos en la gestión de baterías ácido plomo usadas (conocidas como BAPU), en la reunión anual de Directores de los Centros Regionales de los Convenios de Basilea y Estocolmo, que se realiza en Ginebra, Suiza.
El CRCB-CAM ha venido trabajando en la gestión de BAPU desde hace diez años en la región centroamericana, República Dominicana y Colombia, habiendo apoyado técnicamente la transformación o surgimiento de nuevas empresas de reciclaje de BAPU en forma ambientalmente responsable en Guatemala, Costa Rica, República Dominicana, y Colombia. El Licenciado Araujo compartió en detalle el caso de Guatemala por ser el más exitoso debido al firme compromiso de una empresa con una planta de reciclaje de BAPU, Acumuladores Iberia, la que sea convertido en modelo mundial de bajo costo y alta eficiencia en el reciclaje de BAPU, pero enfrenta serios desafíos por competencia desleal en la región.
La positiva transformación de Acumuladores Iberia fue impulsada por la firme decisión de su propietario Hugo Novoa, que además de invertir más de medio millón de dólares en renovación de sus instalaciones y establecer un programa permanente de investigación y desarrollo, recibió apoyo técnico del CRCB-CAM y su experto internacional Brian Wilson de la Asociación Internacional del Plomo (ILA), de la Secretaría del Convenio de Basilea, así como del Centro Guatemalteco de Producción Más Limpia, que fue además complementado con capacitación sobre ISO14001 financiada por USAID.
La transformación  de Acumuladores Iberia le permitió reducir sus desechos de 30% a 1.76% (con la meta de obtener cero desechos en los próximos dos años), la desulfurización antes de introducir el material al horno, así como la reducción en un 98% en el uso de químicos en el refinamiento del plomo y la reutilización del electrolito de la batería.

El Convenio de Basilea incluye en su texto el principio de tratar los desechos en el lugar más cercano posible a su generación, así como la prevención y minimización de la generación de desechos peligrosos y otros desechos, y de sus movimientos transfronterizos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada