martes, 1 de junio de 2010

Centroamerica aspira a ser modelo mundial en el tratamiento de desechos

Por Agencia EFE

San Salvador, 28 may (EFE).- Centroamérica aspira a convertirse en una región modelo en el tratamiento adecuado de los desechos químicos y electrónicos que pueden afectar la salud de la población y el medio ambiente, informaron hoy fuentes del comité regional de la Convención de Basilea.

El objetivo es "colocarnos como una región modelo a nivel mundial, que podamos compartir nuestras experiencias con otras regiones y aprovechar las que están ocurriendo en otras partes", dijo a Efe el director del comité para Centroamérica de la Convención de Basilea, el salvadoreño Miguel Araujo.

El Convenio de Basilea, adoptado en 1989 y que entró en vigor en 1992, busca controlar el traslado de desechos peligrosos, con el fin de proteger el medio ambiente y la salud humana.

Araujo señaló que el próximo lunes se celebrará un encuentro de los ministros de Medio Ambiente de la región para discutir los avances y desafíos respecto al manejo de los desechos.

"Tenemos el 10% de la biodiversidad del mundo en un uno por ciento de territorio, pero a medida que nuestros países van desarrollándose, a medida que las poblaciones de nuestros países aumentan, el impacto de las malas prácticas va dañando seriamente la calidad de vida, creando riesgos a la salud y al medio ambiente", dijo.

Araujo consideró que la reunión del lunes servirá para que "el nivel de prioridad de este tema a nivel regional suba significativamente".

La secretaria ejecutiva del Convenio de Basilea, la suiza Katharina Kummer, indicó a Efe que tratar adecuadamente los desechos peligrosos es "una contribución a la protección de la biodiversidad y a la salud humana".

Kummer señaló que "en todo el mundo" existen problemas respecto a la disposición final de las baterías de automóviles y de los aparatos electrónicos, y que en el marco del convenio, del que forman parte 173 países, las naciones están obligadas a "controlar los movimientos transfronterizos" de estos desechos.

Además, deben implementar "un manejo seguro para garantizar el cuidado del medio ambiente y la salud humana", reiteró.

Kummer, quien se encuentra en El Salvador, donde está la sede del Comité Regional del Convenio de Basilea para Centroamérica y México, anunció que ayudará a la región a buscar recursos con países cooperantes para emprender acciones conjuntas respecto al tratamiento de los desechos.

Según Araujo, en Centroamérica los principales desechos peligrosos son las baterías de autos, que contaminan con plomo y ácido sulfúrico, los contaminantes orgánicos persistentes como los pesticidas y otros agroquímicos y los aparatos tecnológicos, entre ellos los teléfonos móviles, computadoras y electrodomésticos.

Consideró que la región debe dar solución al manejo adecuado de los desechos a través de una alianza público-privada que potencie las empresas dedicadas a esto y al dar la oportunidad de crear "empleos verdes", como las empresas dedicadas al reciclaje.

Si no se atiende adecuadamente la disposición final de estos desechos, "se aumentan los gastos en medicina, los daños en productividad, y el mismo atractivo del país para atracción privada", aseguró Araujo.

Araujo advirtió que la insuficiencia renal, los retardos mentales o las distintas afectaciones en la piel son algunos de los problemas que pueden causar las sustancias químicas como el plomo o el ácido sulfúrico de las baterías.

© EFE 2010. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada