jueves, 10 de marzo de 2016

CRCB-CAM impulsa iniciativa regional para prevenir contaminación por plomo


Representantes de gobierno y del sector del reciclaje de 9 países de la región -Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, República Dominicana, y Panamá- abordaron la problemática asociada a las baterías de plomo-ácido usadas (BAPU), en un taller organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Centro Regional del Convenio de Basilea para Centroamérica y México (CRCB-CAM), que concluyó el 25 de febrero.

Las liberaciones de plomo suponen un elevado riesgo sobre la salud humana y el medio ambiente. La Organización Mundial de la Salud sitúa la exposición a plomo como una de las diez principales amenazas ambientales sobre la salud a nivel mundial. No existe un nivel de exposición a plomo seguro para la población, y los niños son especialmente vulnerables ya que el envenenamiento por plomo afecta el desarrollo del sistema nervioso y cognitivo, causando una variedad de afectaciones, como daños renales o pérdida de coeficiente intelectual.

Juan Caicedo, oficial de programa de la Subdivisión de productos químicos del PNUMA, señaló que la exposición infantil al plomo supone además una tremenda pérdida económica, estimada en 142 mil millones de dólares en la región de América Latina y el Caribe, equivalente a un 2% del Producto Interior Bruto. Informó que el PNUMA ha trabajado exitosamente en la eliminación del plomo en combustibles y en pinturas, pero es preciso abordar la gestión ambientalmente racional de las baterías, ya que estas representan aproximadamente 80% del uso de plomo a nivel mundial.

Jordi Pon, coordinador del Programa de químicos y residuos para América Latina y el Caribe del PNUMA, añadió que se espera seguir apoyando a los países en el desarrollo de estrategias nacionales y regionales, así como facilitando el intercambio de experiencias y la cooperación regional, como ha sido el caso del taller de Guatemala. Informó también que próximamente los países tendrán la oportunidad de buscar acuerdos sobre este tema en el Foro de Ministros de Medio Ambiente para América Latina y el Caribe (Cartagena, Colombia, Marzo 2016), así como en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Nairobi, Kenia, Mayo 2016).

Por su parte, Fausto Cano, coordinador del Área de químicos y desechos peligrosos del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala, resumió las prioridades expresadas por los gobiernos de la región en este ámbito, incluyendo la necesidad de contar con un registro de las empresas que gestionan adecuadamente los químicos y residuos, llevar a cabo actividades de capacitación de capacitadores, sensibilizar y formalizar a las personas que trabajan en el mercado informal, y en particular abordar el tráfico ilegal, el cual representa una fuente de riesgo ambiental y sobre la salud, y genera distorsiones y competencia desleal en el mercado del reciclaje.

Miguel Araujo, Director del CRCB-CAM, manifestó que las fortalezas que dejó la anterior Estrategia regional para la gestión ambientalmente racional de BAPU, implementada entre 2002 y 2008, combinadas con el acuerdo alcanzado en esta reunión de impulsar entre los diferentes actores una nueva estrategia, permiten aspirar a que en 2020 la mayoría de las BAPU sean gestionadas en forma ambientalmente responsable, “convirtiéndonos en subregión modelo a nivel mundial”.

Brian Wilson, experto de la Asociación Internacional del Plomo, añadió que la anterior estrategia permitió el desarrollo de nuevas operaciones de reciclaje en la región, permitiendo que los países estén en una buena posición para la implementación de una nueva estrategia regional integral para la recuperación y el reciclaje ambientalmente racional de las BAPU.

Finalmente, Luis Marroquín, gerente de la empresa de reciclaje Acumuladores Iberia, expresó el compromiso del sector privado en la reducción del riesgo derivado de las BAPU, así como la disposición de la industria del reciclaje a contribuir a alcanzar los objetivos de una estrategia regional, trabajando conjuntamente con los gobiernos y el resto de actores.

El PNUMA organizó un taller similar en la región de Asia y Pacífico, y después de esta reunión en Centroamérica se espera continuar apoyando a otras regiones en la gestión ambientalmente racional de las BAPU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada